La Ley Bitcóin

La Ley Bitcóin

Luis Christian Rivas Salazar

La Ley Bitcóin (Btc) aprobada en El Salvador con sus 16 artículos conforma un nuevo marco normativo que permite el curso legal de la criptomoneda en el país, la adopción y aceptación de la moneda digital permite recibir remesas del exterior sin pagar altos montos por comisión, también servirá para intercambiar por bienes y servicios, obviamente, el ahorro y el patrimonio familiar se protegen con semejante refugio de valor inembargable por el Estado, tal como si se tratase de oro digital que permanece con su propietario, la propiedad privada tiene en el Btc un cenit de carácter absoluto que no puede ser robado, estatizado, nacionalizado, embargado y saqueado por persona alguna sea banquero o burócrata.

Pero analicemos algunos artículos de la ley:

El art. 1, dice: “La presente ley tiene como objeto la regulación del bitcóin como moneda de curso legal, irrestricto con poder liberatorio, ilimitado en cualquier transacción y a cualquier título que las personas naturales o jurídicas públicas o privadas requieran realizar”, entonces, el bitcóin tiene carácter de curso legal y este carácter puede ser también utilizado en países hostiles a la tecnología para demostrar que el BTC tiene curso legal en El Salvador, así pierde, el carácter de moneda ilegal y se estatiza por virtud a la ley, esto es histórico. Entonces, quienes usen Btc están usando una moneda con curso legal, y ya no puede hablarse de tráfico ilegal de moneda, el Btc tiene el mismo estatus que un colón salvadoreño.

Cuando el art. 2, menciona: “El tipo de cambio entre el bitcóin y el dólar de los Estados Unidos de América en adelante dólar, será establecido libremente por el mercado”, reconoce una realidad vigente en el mercado de las criptos, la oferta y la demanda determina el precio, no es un banco central que fija el precio, ya no son los burócratas que señalan el valor según los caprichos del gobierno, por el contrario, el Btc supera a las demás monedas inflacionarias por su límite de emisión preestablecido, sólo pueden existir 21 millones de Btc.

El art. 3, señala: “Todo precio podrá ser expresado en bitcóin”, la palabra “podrá” señala posibilidad, libertad y voluntad de los agentes económicos de fijar precio. El art. 4: “Todas las contribuciones tributarias podrán ser pagadas en bitcóin”, el Estado otorga la posibilidad y libre elección al contribuyente para pagar con criptomonedas la deuda tributaria, este artículo se complementa con el 5: “Los intercambios en bitcóin no estarán sujetos a impuestos sobre las ganancias de capital al igual que cualquier moneda de curso legal”, se supera a Japón, Australia y otros países que si bien no cobran impuestos a personas naturales, pero si lo hacen con las personas jurídicas que obtienen lucro con la criptodivisa, esto es libertad fiscal.

Los críticos del Btc se rasgan las vestiduras con el Artículo 7, que dice: “Todo agente económico deberá aceptar bitcóin como forma de pago cuando así le sea ofrecido por quien adquiere un bien o servicio”, sin duda es una imposición estatal, como cuando los países hostiles prohíben el uso, compra, venta y almacenamiento de criptodivisas, creemos que la moneda debe separarse del Estado tal como lo pensaba F.A. Hayek para quien debe arrebatarse de las manos del gobierno el control del dinero por un astuto subterfugio, entonces, esto es el Btc, pero, por más que sea declarado o no moneda de curso legal, tiene la característica de ser privada y descentralizada, y no existe presidente, gabinete de ministros, directorio de empresa que pueda controlarlo, gracias al blockchain su uso se ha “democratizado”. De todas maneras, el art. 12 limita el art. 7, excluyendo de la obligación a “quienes por hecho notorio y de manera evidente no tengan acceso a las tecnologías”.

Así, El Salvador asume un rol protagónico en la “Guerra de Hashes”, es decir, los gobiernos tienen que minar y almacenar criptoactivos para ser prósperos, sino lo hacen se arrepentirán frente a quienes lo hagan. Los demás artículos son de orden educativo, acciones como promover capacitaciones y mecanismos para la adopción plena.

717_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjEtMDYvMTBjYTE2YTEtNzJlZi00ZDdjLWJjMjYtYjZmZmM2YTNlNjI1LmpwZw==