Žižek desconoce la Bolivia capitalista

Slavoj-Zizek-durmiendo1

Al igual que Mario Bunge, Slavoj Žižek cree que el socialismo democrático es posible, el filósofo sloveno confesado seguidor de Evo Morales afirma que el gobierno masista fue una espina clavada en la carne del liberalismo, porque durante una década Bolivia vivió un milagro: ¡la economía prosperó, la tasa de pobreza cayó, la atención sanitaria mejoró!, dijo extasiado el 2019.

Según Žižek, Bolivia es el ejemplo exitoso de economía que todo el mundo debe apostar, así, nos tiene acostumbrados a la comedia filosófica, como cuando en plena pandemia, publicó el texto: “Coronavirus es un golpe al capitalismo al estilo de ‘Kill Bill’ y podría conducir a la reinvención del comunismo”, el virus sería un golpe letal al capitalismo decía, mientras se realizaban memes que se mofaban y demostraban un capitalismo más pujante y emprendedor en plena pandemia, las startups de envío de comida, aplicaciones digitales y empresas como Zoom, se reinventaban en el capitalismo, desde los vendedores de barbijos, alcohol en gel, ropas diseñadas para bioseguridad, hasta los libros de Žižek se venden como pan caliente para ese público consumidor habido de buenas ofertas en el mercado.

Pero fue precisamente la cuarentena que demostró el fracaso del modelo “evonomics”, los bolivianos no tenían los cuatro mil dólares que García Linera juraba poseía cada boliviano en sus bolsillos, mientras choferes parados en cada rotonda con sus letreros pedían apoyo para la “olla común” del día, el sistema sanitario no contaba con camas, respiradores, unidades de terapia intensiva, ni siquiera nichos donde podían ser enterrados los muertos, mostrando al mundo la alta tasa de mortalidad que tenía el país plurinacional, fruto de catorce años de inversión en canchitas de futbol con sobreprecio, y fuga de cerebros de médicos que se sienten mejor trabajando en España, donde sí hay algunos cupos para hacer internado, así de ignorante es Žižek en cuestiones bolivianas.

Como sabe que los masistas no son muy afectos a la lectura de sus ensayos, menos de sus libros, decidió enviarles un video corto dándoles su apoyo, así tal vez llegue a más gente socialista, dirá, pero: ¿por qué insiste en apoyar a Morales después de los escándalos demostrados de pedofilia?, así son los filósofos impostores que han decidido cortar sus raíces de la realidad y actuar como vedettes de un grupo apasionado de fanáticos que comprarían cualquier producto que este les ofrezca, aquí hay un negocio intelectual que rinde frutos muy jugosos.

Bueno, tampoco seré muy irritante, voy a pensar que le apasiona el caso boliviano porque este “socialismo democrático” es la única esperanza donde evocar las tradiciones ancestrales no sea parte de un proyecto nacionalista de derecha y reaccionario, como este señor dice, hay un milagro cuando las tradiciones ancestrales se juntan con las tendencias modernas, como sucede en Bolivia; pues digo yo, aquí existe un “capitalismo aymara” envidiable, su riqueza se traduce en edificaciones costosas y llamativas llamadas “cholets”, y sus tradiciones están conformes con la propiedad privada, libre mercado, comercio libre e informal, sino veamos la fiesta andina de la Alasita, y la veneración de la divinidad llamada Ekeko, todos quieren tener prosperidad material, tener casas, lotes, departamentos, buses y camiones propios, tiendas y mercadería, así se sienten bendecidos por la Pachamama, incluso, esta tradición se complementa con la católica en cada celebración de la Virgen María y el Señor Jesús de cada pueblo, existen los mismos pedidos.

Entonces, Bolivia y el coronavirus le dan un golpe letal a las ideas de Žižek en cuanto anhela como buen eurocentrista que sus deseos se impongan a la realidad, pues Morales y su sequito han sido mercantilistas que han aprovechado la bonanza, mientras los demás están sumidos en el infierno tributario y burocrático que el “socialista democrático” impone para los gobernados.