El niño contra la ideología de género

En 1965 nacieron los gemelos Bruce y Brian Reimer en Canada, niños que a los siete meses tuvieron problemas de fimosis motivo por el cual sus padres Janet y Ron los llevaron al hospital para practicarles una circuncisión, trágico día, en lugar de utilizar bisturí los médicos utilizaron una aguja cauterizadora que habría quemado el pene de Bruce, motivo por el cual cancelaron la intervención de Brian, el daño ya estaba hecho. En la angustia, los Reimer conocieron al psicólogo John Money que les aconsejó criar como niña al niño, a los 17 meses, Bruce pasó a ser Brenda, castrándolo definitivamente mediante otra intervención quirúrgica, Money habría encontrado la oportunidad de probar un experimento secreto que bautizó con el nombre John/Joan, un experimento que tenía que demostrar que “el sexo es una construcción social”, tal como afirmaba a su modo, feministas como la maoísta Simone de Beauvoir (“No se nace mujer, se llega a serlo”). Era una gran oportunidad, porque ese niño tenía un gemelo hombre, dos personas que nacieron con el mismo sexo, pero que uno podía ser reasignado en su género, un niño criado como niña, con esto se trataba de enfrentar a la biología, demostrando que los genes, cromosomas y hormonas se pueden controlar y reprimir tan solo vistiendo de rosa y entregando muñecas al objeto de estudio, la crianza podía modificar la naturaleza. Desconociendo, de esta manera el poder de la testosterona en la mente de Bruce.

 

Todos ocultaron a Brenda que era en realidad un niño, pero Brenda tenía comportamiento varonil y se encontraba infeliz, pero a los doce años tenía comportamientos suicidas por lo que los Reimer dejaron de consultar al doctor Money, quien presentaba su caso como “exitoso”, triunfando en el ámbito científico en 1972, desde ese momento Money monto la gran industria médica de reasignación de género mediante la castración, imponiendo la teoría de la neutralidad, la cual suponía que los cerebros eran maleables desde una edad temprana, los recién nacidos eran una pizarra en blanco que podía ser formados de manera constructivista.

 

La teoría de la neutralidad de sexo al nacer fue refutada por el equipo de científicos de Roger Gorski y Dick Swaab, quienes demostraron que los cerebros de los machos eran diferentes a los cerebros de las hembras, pero esto no fue difundido, la ideología de género habría triunfado como pseudociencia.

 

Money nunca contó que su “experimento” estaba sufriendo y al ver tanta pena en Brenda, sus padres le confesaron su origen masculino, entonces Brenda se cambió de nombre a David, David el personaje bíblico que enfrentó a Goliat; Money y la ideología de género son una especie de Goliat que le impuso ser niña, así David se casó con una mujer y fue padre de tres hijos que no fueron suyos, pero a los 30 años sufrió de una severa depresión que le obligó a separarse y perder su trabajo, su hermano murió por sobredosis y David terminó suicidándose a los 38 años.

 

Ahora, países como España subvencionan operaciones de cambio de sexo pero no se ocupan de la atención dentaria y Canadá persigue a quienes critican esto, entonces, los Estados progresistas quieren imponer este dogma en las escuelas desconociendo la responsabilidad y autoridad de los padres sobre sus propios hijos. La ideología de género es un dogma arrogante que se enfrenta a la biología y la naturaleza, y viene invadiendo las políticas públicas con leyes que avalan la discriminación positiva y otorgan privilegios a estos colectivos frente a los demás, suprimiéndose el principio de igualdad de todos ante la ley, así, el Estado es cómplice de una gran estafa, al obligar a todos que reconozcan como X algo que es Y, bajo sanción penal ¿Qué confianza se puede tener en este Estado de fraude? ¿No estamos obligados a buscar la verdad y denunciar si el rey está desnudo?